Image
Top
Menu

«Lo único que sé es que, cuando tenía 28 años, me iba muy mal. Todo lo que me decían, parecía que ya lo había oído antes y ya no podía seguir escuchándolo. Hice daño a quienes quería e insultaba a los que no. Lloraba hasta cuando no era consciente de que estaba llorando. Lloraba en los ascensores, en los taxis y en las lavanderías chinas. Aquel fue el año, a mis 28 años, cuando empecé a entender la lección en esa historia, esa de que es claramente posible cansarse del paraíso.»

Goodbye to All That, Joan Didion.

Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento. Revisa la política de cookies y de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies